22/11/2021

CASO PRÁCTICO: ¿CÓMO EVITAR QUE EL ALUMINIO MATE AL ABRASIVO?

Las empresas dedicadas al procesado de aluminio, especialmente las fundiciones, se enfrentan con un problema muy común: los discos y bandas abrasivos empleados para desbarbar o lijar dejan de extraer material tras muy poco tiempo de uso, presentando adherencia generalizada de partículas fundidas de aluminio.

¿Qué provoca la muerte prematura del abrasivo?

El aluminio es un material con una baja temperatura de fusión. El simple proceso de lijado para desbarbado, eliminación de sobrantes de molde o acabado, permite alcanzar temperaturas en la zona procesada que provocan que las partículas extraídas se fundan y queden depositadas sobre las puntas de los granos abrasivos (ver imagen)

Ello conduce a la pérdida prematura de capacidad de corte del grano y por tanto a una reducción de su durabilidad, que provoca fuertes incrementos de consumo de este tipo de productos abrasivos.

Extendiendo la vida útil

La mejor forma de extender la vida de estos discos o bandas de lija es seleccionar el producto más adecuado al tipo de material que se va a lijar. La clave del éxito en este caso será elegir abrasivos con capa de estearato (blanca en la imagen inferior). Éste impide que se adhieran estas partículas de aluminio fundido sobre el grano abrasivo y prolonga enormemente la vida de la herramienta.

Conclusión

En definitiva: para el lijado de metales que se funden fácilmente, la elección de un producto que cuente con la capa anti-adherente de estearato, permitirá extender su vida útil de forma muy considerable, aumentando así la rentabilidad de sus procesos de lijado.

¿Te gustaría saber como alargar la vida del abrasivo? ¡Te ayudamos!