VIBRADO DE SUPERFICIES METÁLICAS: EFICIENCIA Y CALIDAD EN LA PREPARACIÓN - VSM
07/07/2023

VIBRADO DE SUPERFICIES METÁLICAS: EFICIENCIA Y CALIDAD EN LA PREPARACIÓN

VIBRADO DE SUPERFICIES METÁLICAS: EFICIENCIA Y CALIDAD EN LA PREPARACIÓN 1

El acabado vibrado de superficies metálicas es un proceso técnico eficiente, que permite preparar las piezas antes de, por ejemplo, pintar obteniendo un ahorro de tiempo significativo y una mayor producción o incluso como acabado final.

Conoce como de sencillo puede ser la preparación superficial antes del vibrado, ahorrando tiempo y obteniendo una mayor producción. Explora en detalle este proceso y cómo la elección adecuada de herramientas puede lograr el acabado deseado de manera rápida y precisa.

El proceso

El proceso de acabado vibrado consta de tres etapas principales: desbastado calibrando, afinado y vibrado. Cada etapa desempeña un papel crucial en la preparación de la superficie metálica, eliminando irregularidades, suavizando la textura y logrando un acabado deseado:

  • Desbaste:

El primer paso en el proceso de acabado vibrado es el desbastado calibrando la superficie. Este paso, es crucial para eliminar irregularidades como golpes, rayas profundas o cordones de soldadura. Para llevar a cabo este desbaste, se utiliza una amoladora angular equipada con un disco cerámico.

El uso de un soporte de fibra o velour proporciona ventajas adicionales durante el desbastado. Estos soportes ofrecen un mayor control y precisión en el proceso. Además, pueden ser especialmente útiles cuando se trabaja en superficies más delicadas que requieren un trato más suave.

  • Afinado:

Una vez que se ha realizado el desbastado inicial, es importante afinar las rayas generadas. Para ello, se utiliza la amoladora angular, y se emplea un plato de soporte de velour y un disco de grano compacto. Es recomendable utilizar un disco de al menos P180, aunque esto puede variar según el proceso.

Esta etapa es fundamental para lograr una transición suave entre las marcas de desbastado y obtener una superficie más uniforme. Al eliminar las rayas más profundas y suavizar la textura, se crea una base sólida para el siguiente paso.

  • Vibrado:

Este último paso, tiene como objetivo eliminar el patrón de rayado radial y lograr el acabado deseado en la superficie metálica. Para ello, se utiliza una lijadora rotorbital con el grano apropiado. Generalmente, se recomienda utilizar un grano entre 40 y 120, dependiendo del acabado deseado.

Durante esta última etapa, se aplica una presión y movimiento controlados sobre la superficie metálica, asegurando la eliminación uniforme del patrón de rayado y obteniendo una superficie lisa y uniforme.

Ventajas del Acabado Vibrado:

  • Patrón Isotrópico (No direccional):

Una de las ventajas del acabado vibrado es el patrón de rayado isotrópico. Esto significa que no tiene una dirección específica, y se debe a que, durante el proceso de vibrado, las líneas de rayado se distribuyen en todas las direcciones de manera uniforme. Esta característica es estéticamente atractiva y crea una apariencia visualmente agradable en la superficie metálica.

  • Acabado regular y uniforme:

El proceso de acabado vibrado garantiza un acabado regular y uniforme en toda la superficie metálica tratada. Elimina las irregularidades y marcas visibles, creando una superficie lisa y homogénea. Esto es esencial en aplicaciones donde se busca una apariencia y un acabado estético.

  • Resistencia y durabilidad:

Los acabados vibrados son conocidos por su resistencia y durabilidad. Al eliminar las irregularidades y suavizar la superficie, se reduce el riesgo de puntos de tensión o áreas propensas a la corrosión. Esto crea una mayor resistencia y durabilidad de la superficie metálica, lo que la hace más adecuada para condiciones de uso exigentes, como la fricción, el desgaste y la corrosión.

  • Mínima deformación:

El proceso de acabado vibrado se realiza de manera suave y controlada, lo que minimiza la deformación de la superficie metálica. Esto es especialmente importante cuando se trabaja con piezas delicadas o con tolerancias estrictas. Al evitar deformaciones no deseadas, se garantiza la integridad dimensional de las piezas y se mantiene su forma original.

  • Máxima planicidad:

Esta ventaja contribuye a que la superficie tratada se vuelva más plana y nivelada, lo que es beneficioso en aplicaciones donde se requiere un ajuste preciso o una unión adecuada entre componentes. Esto facilita el montaje y la instalación de las piezas, asegurando que encajen perfectamente.

  • Excelente adhesión de imprimaciones:

Esta ventaja se debe a la rugosidad controlada y la limpieza generada durante el proceso de vibrado, lo cual favorece la adherencia de las capas de imprimación y recubrimientos posteriores. Esto es esencial para evitar problemas, como descamación o desprendimiento prematuro.

Si tienes alguna duda sobre el acabado vibrado, puedes ponerte en contacto con nuestros especialistas que podrán ayudarte.

VIBRADO DE SUPERFICIES METÁLICAS: EFICIENCIA Y CALIDAD EN LA PREPARACIÓN 2

 

Nueva llamada a la acción