21/10/2021

La unión en las bandas abrasivas

Una de las herramientas más comunes fabricadas con abrasivos flexibles son las lijas de banda. Se trata de secciones de abrasivo cortadas a unas medidas determinadas en ancho y largo. Estas, son unidas mediante un empalme o junta de unión que las convierte en una banda sin fin, adecuada para ser montada en un sistema dinámico y circular de forma continua.

Como se puede intuir, la parte más crítica de una banda será siempre esa unión, ya que se trata de una intersección artificial que debe elaborarse de la manera más cuidadosa y efectiva posible, asegurando una alta resistencia y facilitando un movimiento fluido y sin botes.

En este artículo se pretende mostrar los diversos tipos de empalme o unión que suelen utilizarse en el mercado y sus variantes y características principales, con el objetivo de aclarar diversas dudas comunes.

Tipos de unión

Existen dos principales sistemas de unión claramente diferenciables: Solapado y Enfrentado. Aunque la palabra que los identifica ya es suficientemente descriptiva, en las siguientes ilustraciones se puede observar perfectamente su morfología.

  • El empalme solapado se elabora encolando ambos extremos de la banda abrasiva por una pequeña franja que quedará sobrepuesta. Este tipo de unión había sido el más común en los primeros años en que las bandas abrasivas se empezaron a utilizar de forma industrial y aunque sigue siendo empleado, ese sobre grueso con el que hay que lidiar puede provocar diversos inconvenientes durante la rodadura.

    Este sistema, ha quedado relegado a un uso casi específico para los soportes de papel, ya que su grosor es muy reducido y al carecer de un entramado de hilos como ocurre en los soportes textiles, puede biselarse, sin tanto riesgo de comprometer su resistencia, para amortiguar este sobre grueso.

    Además, el papel tiene una capacidad de adhesión excelente sobre sí mismo formando una unión estable y resistente.

    Este tipo de unión solapada, es también, el principal motivo por el que los abrasivos flexibles llevan impresa una flecha en el dorso, que indica el sentido de circulación con el que las bandas deben ser montadas en máquina. Ya que, de utilizar la banda en el sentido inverso, el solapamiento en la parte del grano podría ser levantado por la fricción continua que ejerce contra la pieza a lijar, destruyendo la unión y con ella la banda.

    La elaboración de un empalme solapado requiere gran experiencia y pericia, ya que, la naturaleza flexible de los soportes no ayuda a que su comportamiento en procesos de biselado sea estable y pueda automatizarse fácilmente. La unión solapada puede ser la más eficaz de todas si está hecha con precisión.

  • El empalme enfrentado se elabora uniendo los extremos de la banda abrasiva cara a cara, sin solapamiento, y asegurando la unión mediante una cinta, especialmente diseñada para ello, que se pega al dorso de ambos extremos, uniéndolos de forma muy efectiva.
union de bandas de lija enfrentada

Este tipo de unión, con sus diversas variantes, es el más utilizado actualmente, ya que no requiere una operación tan precisa de biselado, su automatización es simple y versátil y las cintas o “films” de unión tienen un muy bajo grosor y una sorprendente resistencia a la rotura.

Otra gran ventaja es su simetría, en esta estructura enfrentada no existe solapamiento por lo que la banda podría circular sin problemas en ambos sentidos.

El ángulo de unión

Ya sea en empalmes solapados o enfrentados, raramente las uniones se realizan en ángulo recto. De ser así, la zona de unión golpearía la pieza de trabajo en toda su superficie al unísono, provocando un continuo golpeteo que generaría ruido y altas vibraciones, comprometiendo rápidamente la resistencia del empalme.

empalmes solapados de bandas de lija

Un ligero ángulo facilitará siempre una circulación fluida de la banda evitando un desgaste prematuro, además de aportar una mayor superficie de anclaje, que reforzará su resistencia.

Mientras menor sea el ángulo respecto el sentido de circulación de la banda, o más alejado esté de ser un ángulo recto, mejor va a ser su resistencia y comportamiento dinámico. Sin embargo, un ángulo muy reducido generaría unas aristas muy agudas en los extremos, convirtiéndose en una “zona débil” muy susceptible a roturas o despegues, en especial al trabajar con poleas de pequeño tamaño o curvaturas.

Los ángulos más comunes suelen ser de 45° a 70°, para las bandas no más anchas de 400mm y entre 70° y 80°, para las bandas con una anchura mayor de 400mm, principalmente porqué la operación de prensado al elaborar la unión no se podría llevar a cabo correctamente con un ángulo menor.

angulo de bandas de lija

Empalmes especiales

La mayoría de aplicaciones pueden funcionar perfectamente con los estándares anteriores, ya sea empalmes solapados o enfrentados, las tolerancias dimensionales son suficientemente bajas para afrontar sin marcas ni botes un proceso de lijado convencional y la resistencia a la tensión suficientemente alta.

Sin embargo, existen aplicaciones especialmente solícitas donde se deben emplear uniones especiales.

  • Alta resistencia, flexibilidad o suavidad de trabajo.

Existen diversos tipos de cintas para elaborar una unión enfrentada, de mayor o menor anchura, grosor, resistencia y flexibilidad, en función de los esfuerzos del proceso, la susceptibilidad a las marcas, el soporte o el tamaño de grano abrasivo empleado.

Normalmente se utilizan cintas de 19mm de anchura con grosores de entre 75 y 160µ según el abrasivo. Estas cintas o films de unión pueden llegar a resistir tensiones de trabajo mayores de 60Kg/cm. Aunque si es necesaria una mayor resistencia, pueden emplearse cintas especiales de mayor grosor y anchura, u otras más finas y de mayor flexibilidad para bandas muy flexibles o granos muy finos donde se requiera un acabado con muy poca afectación por el sobre grueso.

resistencia de bandas de lija abrasivas
  • Tipos especiales de corte

En algunos casos se pueden ver uniones con cortes ondulados o en zigzag. Esta forma de unión aporta una mejor resistencia a la rotura, por la repartición de esfuerzos durante el proceso dinámico, a la vez que suaviza el paso por la pieza de la zona de unión.

En la ilustración podemos ver un empalme especial en zigzag para una banda abrasiva con Diamante, ya que la prolongada duración de este abrasivo requiere un conjunto especialmente longevo y resistente al desgaste

cortes especiales de bandas de lija abrasivas

La unión de una banda abrasiva, puede ser su parte más débil, aunque las tecnologías actuales de unión deben garantizar su efectividad. Consulte con su colaborador experto en abrasivos cual es el empalme más adecuado a su proceso y confíe siempre en la experiencia de transformadores y fabricantes de abrasivos homologados.

Descubre en el blog de VSM casos prácticos en los que hablamos sobre el proceso de cromado de piezas metálicas. ¡Infórmate!

¿Te gustaría saber qué unión es la más adecuada a tu proceso de fabricación?