07/12/2022

¿Cómo tratar los residuos abrasivos?

En cualquier proceso de lijado se utilizan consumibles abrasivos que, una vez desarrollada su labor, se convierten en residuos inservibles que hay que tratar y reciclar de la forma adecuada. En este artículo mostraremos cómo identificar los residuos abrasivos y cómo llevar a cabo una correcta gestión de estos. De esta manera, contribuimos a proteger nuestro planeta, además de evitar importantes sanciones que podrían llegar a poner en riesgo la supervivencia de una empresa.

En los abrasivos flexibles, la mayor parte del contenido “activo” se desgasta y se consume por el propio proceso de erosión. No obstante, al final de su vida pueden quedar restos del mismo, aún sin consumir, unidos al material base que les sirve de soporte (papel, tela o fibra vulcanizada). Algunos de estos abrasivos pueden contener materiales potencialmente contaminantes para el medio ambiente y no pueden ser simplemente eliminados como si se tratara de un residuo banal.

¿Qué tipo de abrasivos deben ser tratados de forma especial?

Desde el parlamento europeo se han establecido una serie de normativas para clasificar los residuos industriales de conformidad con la lista establecida en la Decisión 2000/532/CE de la Comisión, 3 de mayo de 2000, que diferencia entre residuos peligrosos (P) y rgestionar residuos abrasivosesiduos no peligrosos (NP).

A cada residuo se le debe asignar un código que refleje correctamente sus características, composición y origen, de acuerdo con la codificación de seis dígitos de la Lista Europea de Residuos (códigos LER). Para facilitar esta tarea, los fabricantes de abrasivos proporcionan las denominadas “Fichas de seguridad” (SDS o MSDS), que deben ser individuales para cada producto, y deben proporcionar la información necesaria relativa a los aspectos técnicos de composición, manejo, riesgos y gestión de residuos.

En estas fichas se encuentra el código LER, que indica si el producto, por su composición y características, debe ser eliminado de alguna forma específica. No obstante, hay que tener en cuenta que en el momento que el producto original se mezcla con otros residuos, su composición y con ello, su clasificación sobre la peligrosidad o “potencialidad contaminante” puede cambiar. De esta forma, pasa a ser responsabilidad del productor o poseedor del residuo (la empresa usuaria de los abrasivos) que deberá identificar y diferenciar los productos que, en el momento de ser eliminados, contengan restos de otros elementos que se hayan podido adherir durante su uso (virutas metálicas, restos de pastas de pulido, aceites de corte o taladrinas).

Generalmente, los residuos relacionados con abrasivos flexibles se pueden encontrar dentro del capítulo 12 de la lista LER, en el que se habla sobre residuos del moldeado y tratamiento físico y mecánico de superficie de metales y plásticos. En este capítulo se citan los 2 códigos LER comunes a los abrasivos flexibles que se diferencian, básicamente, por contener o no sustancias peligrosas.

Gran parte de los productos abrasivos flexibles que se utilizan a nivel industrial contienen ciertas sustancias químicas como la Criolita o el KBF (Fluoroborato de Potasio) que potencian enormemente su efectividad en varios sentidos. Todos ellos deben ser tratados según el procedimiento especial para residuos peligrosos (EWC-Nr.120120). Sin embargo, existen ciertos productos de composición simple o denominados “abrasivos básicos” que no contienen sustancias químicas especiales y su eliminación puede realizarse sin un tratamiento especial de residuo peligroso (EWC-Nr.120121).

  • Código LER 12 01 20

Muelas y materiales de esmerilado usados que contienen sustancias peligrosas.
Estos elementos se clasifican como residuos peligrosos y por lo tanto deben ser desechados como tales, siguiendo el procedimiento especial (EWC-Nr.120120)

  • Código LER 12 01 21

Muelas y materiales de esmerilado usados distintos de los especificados en el código 12 01 20.
Debido a la composición y las propiedades, es posible el desecho como material no peligroso si no se han añadido materiales con algún riesgo a los abrasivos. (EWC–Nr.120121)

Se debe prestar especial atención a este último punto subrayado ya que, si los productos abrasivos, contienen restos en forma de aceites, emulsiones, ceras o grasas, añadidos durante su utilización aún no siendo identificados como peligrosos en origen, estos harán que pasen a ser considerados peligrosos, requiriendo un tratamiento conforme al código LER 12 01 20.

¿Qué tratamiento se les da a estos residuos abrasivos?

Esta es la función de las empresas gestoras de residuos, que deben asegurar los tratamientos específicos estipulados para cada código LER. En el caso del 120121, el tratamiento necesario es el identificado como D-0502, que consiste en trasladar los residuos a un depósito controlado en áreas especialmente diseñadas para esta operación. Estas áreas pueden ser celdas estancas separadas, recubiertas y aisladas del entorno. En el caso del 120120, el procedimiento será el D-0503, que se basa en el tratamiento anterior añadiendo sistemas de estanqueidad más estrictos, puesto que son residuos considerados peligrosos.

En la siguiente tabla se muestran los añadidos típicos en procesos de lijado con su codificación LER independiente, todos ellos catalogados como sustancias peligrosas.

Código LER Descripción
12 01 06 Aceites minerales de mecanizado que contienen halógenos.
12 01 07 Aceites minerales de mecanizado sin halógenos.
12 01 08 Emulsiones y disoluciones de mecanizado que contienen halógenos.
12 01 09 Emulsiones y disoluciones de mecanizado sin halógenos.
12 01 10 Aceites sintéticos de mecanizado.
12 01 12 Ceras y grasas usadas.
12 01 14 Lodos de mecanizado que contienen sustancias peligrosas.
12 01 16 Residuos de granallado o chorreado que contienen sustancias peligrosas.
12 01 18 Lodos metálicos (de esmerilado, rectificado y lapeado) que contienen aceites.
12 01 19 Aceites de mecanizado fácilmente biodegradables.
12 03 01 Líquidos acuosos de limpieza.
12 03 02 Residuos de desengrase al vapor.

Consecuencias de una mala gestión de residuos abrasivos

La protección del medio ambiente debería ser un objetivo prioritario y esencial en cualquier actividad industrial. Identificar, cuantificar y gestionar correctamente los residuos es responsabilidad de la empresa y una mala praxis, ya sea premeditadamente o por falta de información podría acarrear consecuencias muy graves.

La legislación contempla sanciones por una mala gestión de residuos con multas desde los 900 hasta los 1.700.000€, además de la inhabilitación y clausura de instalaciones de forma temporal o definitiva.

En la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados puedes consultar todas y cada una de las sanciones por una mala gestión de residuos.

Si todavía tiene dudas sobre la clasificación o tratamiento de los residuos que genera su actividad, póngase en contacto con nosotros y le ayudaremos a encontrar respuestas y soluciones. Descubra además, nuestro amplio catálogo de abrasivos industriales.

¿Tienes dudas sobre el tratamiento de tus residuos abrasivos?
¡Contáctanos!